Adiós, Subero

Tenía que llegar el día, y llegó. Hoy me he encontrado, al pasar por la calle Fuencarral, la ferretería Subero con el cartel de CERRADO. Con ella desaparece una de las tiendas más bonitas de Madrid.

Subero no era en realidad lo que hoy se entiende por una ferretería, sino un almacén de metales. Menos hierro, había de todo –latón, alpaca, cobre, aluminio, bronce, estaño, zinc, hojalata–, lo servían a medida, y en cualquier formato –barras macizas y huecas, chapas, tubos, hilos, varillas, pletinas, ángulos, remaches. Uno entraba allí y se compraba 400 gramos de varilla de latón, y se iba tan pancho para casa. Yo lo usé muchísimo para hacer maquetas, durante la carrera. Entraba allí, cogía número, y mientras esperaba disfrutaba, como un niño que era, viendo a los operarios con mono azul de tela de Mahón (que no sería de Mahón, me entero ahora de que esta tela venía de China a través de la isla de Mahón, y de ahí su nombre), cortando perfiles, pesando hilos. Sobre un mostrador de madera, moldeado como solo el paso de los años puede puedo hacerlo, cogían la comanda de los textos para grabar placas. Tenían también, como no, letras de molde de todos los tamaños. Y ojos de buey, que eran preciosos.

No voy a lamentarme ahora de nada. No quiero ni mencionar que a buen seguro pondrán una tienda de ropa mala, como las que han invadido la grandes vías de nuestra ciudad. Este post es sencillamente un acta de defunción de una las tiendas más bonitas que había en Madrid. Descanse en paz.

Postscríptum: Unos días después... la fachada de Subero se convierte en soporte para los más variados carteles urbanos, en un reflejo de la vida de la ciudad. Ver seguimiento en ¿Qué será de Subero?.

18 comentarios en “Adiós, Subero”

  1. B.Rothwoss dice:

    Hablar de SUBERO es hablar de la catedral del HAY DE TODO. La última vez que pasé ya tenía los días contados con su cartel en el escaparate LIQUIDACIÓN ÚLTIMOS DÍAS. Entré. Compré el objeto mas útil/inútil al que no me pude resistir, consciente que ese sería la última vez que volviera a pisar ese lugar de culto para mi.

    • Jacobo dice:

      Gracias por tu comentario, B., yo me perdí el cartel de LIQUIDACIÓN ÚLTIMOS DÍAS, y me pilló de sorpresa en del CERRADO. ¡Un disgustazo! En fin….

    • jose dice:

      Para informacion de todos he de decir , que pocos dias antes de cerrar yo estuve en Subero y uno de los empleados me comento que iba a abrir un establecimiento dedicado a lo mismo en la ronda de Segovia, no recuerdo bien el numero , pero estaba al principio, en los primeros numeros , no se si pares o impares, tampoco se si abrira con la misma razon social u otra distinta.Pongo esta aclaracion para informacion de todo el que no lo sepa.

      • Jacobo dice:

        Gracias Jose. Sí, han puesto un cartel que dice que abren en la calle del Olmo, pero seguro que no será lo mismo, aunque supongo que también será almacén de metales. Ya veremos.
        Gracias.

  2. Andrés dice:

    Ay, ¡cuántas tiendas estupendísimas están cayendo! Especialmente estas que catalogaban tan bien todo… Han aguantado a primo de rivera, la guerra, a franco, la transición, pero no el dueto rajoy-merkel. Cualquier día caemos todos los demás detrás, jaja. Pero no: mejor tumbarlos a ellos antes. ¡Saludos! AM

    • Jacobo dice:

      Pues sí, amigo, vamos por ese camino. Pero esas tiendas, realmente, es de cajón, se caen por su propio peso, ¿a quién se le ocurre comprar metales al por menor al peso? Mucho mejor comprarse una camisetilla en Zara, ¿no? En fin…, da mucha pena.
      Un abrazo.

  3. Francisco dice:

    La verdad es que es una pena que desparezcan estas tiendas de toda la vida. De todas formas si alguien necesita metales de este tipo en http://www.ferreteriadelolmo.es Ronda de Segovia, 4 se anuncian como antigua Ferreteria Subero y mantienen la venta de metales y cortes a medida. No tiene el glamour de la antigua pero al menos sigue habiendo posibilidad de encontrar los mismos materiales y servicios.

    • Miguel Ángel Campos dice:

      También yo fui un fiel y admirador cliente de Subero.
      Desde que los conocí a través de mí amigo Antonio Arnaiz, de allí me abastecería de todo tipo de laminas de metal cuando me era necesario.
      Mientras esperaba mi turno para ser servido, me encandilaba viendo la variedad de objetos de latón y bronce de brillante pulido, atraído por comprar, hasta lo que no necesitaba.
      Una vez pude ser testigo, de una conversación que entablaban a primeras horas de la mañana dos empleados entre sí. Le contaba con orgullo más que justificado uno al otro, que aquel día cuando se desplazaba hacia el trabajo en el metro, un muchacho joven le contaba a su amigo la belleza de la tienda de Subero, así como el singular y eficaz servicio que prestaban. Yo, al escucharle decir aquello, no pude mantenerme callado, me sumé en los elogios hacia el establecimiento.
      ¡Creo que terminamos emocionados los tres!

  4. Mayka dice:

    ¡Hola!, a todos los que echais de menos la ferreteria Subero.
    Os inforque que ahora está en la Ronda de Segovia, 4.dupl.
    Sigue teniendo su antiguo mostrador, los materiales de laton, cobre, hilos, ojos de buey… y TODO lo que tenian antes en la calle fuencarral. hasta a sus empleados.Ahora se llama Ferreteria “del Olmo”
    Podeis visitar su pagina web “http://ferreteriadelolmo.es”, y la tienda, poe supuesto, que ha quedado preciosa. espero que os guste y pasaros por alli.

    • Jacobo dice:

      Hola Mayka.
      Muchas gracias por la información, !espero que le vaya muy bien a Subero en su nueva ubicación!
      Un saludo.

  5. Laura Santiago Subero dice:

    Hola Jacobo,
    soy Laura, nieta del Sr. Subero, Salvador Subero, que entró a trabajar en la tienda con pantalones cortos (como siempre decía él) y salió cuando su cabeza no le permitió seguir al mando del negocio familiar…
    Ojalá mi abuelo, que vivió por y para su tienda, pudiera leer algunas de las cosas que habéis escrito.
    Un saludo, Laura

    • Jacobo dice:

      Hola Laura.
      ¡¡¡Qué alegría dan estas cosas cuando ocurren!!!
      Muchísimas gracias por tus palabras.
      Un saludo.

    • familia dice:

      Hola Laura, soy Cristina, nieta de León Subero, primo de Salvador, o el tío Salvador como le llamábamos en casa siempre. Me alegro de que gracias a este pequeño blog que desde mi punto de vista es genial, podamos conocer a esa parte de la familia Subero que desconocemos.

      La verdad que la Ferretería además de ser una pequeña gran empresa, ha sido y será siempre una de las tiendas más emblemáticas de Madrid.

      Un saludo a toda esta parte de la familia “desconocida”.

  6. Blanca dice:

    Hola Jacobo,
    Soy Blanca, otra nieta de Salvador Subero, muchas gracias por tus buenas palabras.
    El sábado pasado leímos tu artículo en el periódico, lo recortamos orgullosos, nos metimos en tu blog y nos llamamos unos a otros durante la mañana para asegurarnos de que no pasaba por alto.
    Fue una mezcla de lástima, satisfacción y vértigo.

    Un saludo y gracias de nuevo.
    Blanca.

  7. Jacobo dice:

    ¡Hola Blanca!
    Este desfile de nietas de Subero me resulta muy emocianante.
    ¡Muchísimas gracias a vosotras!
    Un saludo.

  8. familia dice:

    Hola Laura, soy Cristina, nieta de León Subero, primo de Salvador, o el tío Salvador como le llamábamos en casa siempre. Me alegro de que gracias a este pequeño blog que desde mi punto de vista es genial, podamos conocer a esa parte de la familia Subero que desconocemos.

    La verdad que la Ferretería además de ser una pequeña gran empresa, ha sido y será siempre una de las tiendas más emblemáticas de Madrid.

    Un saludo a toda esta parte de la familia “desconocida”.

  9. Victor dice:

    Aunque no soy de Madrid, sí que es verdad que es una lástima que este tipo de tiendas desaparezcan. He leídos vuestros comentarios y me parecen de justo merecimiento hacia esa institución.
    En ningún sitio de España encontraba “varrillas macizas de alpaca”, y en “Ferretería del Olmo” las he podido encontrar a través de Internet.
    Me sumo a vuestro sentir por cerrar esas tiendas emblemáticas. Deberían de tener un cierto apoyo institucional.
    Un saludo.