En el pantano de Cuevas hace años que las lagartijas van con cantimplora.

En 1986 construyeron una enorme presa al final del río Almanzora, junto al pueblo de Cuevas del Almanzora. Nada más inaugurarse, el pantano se llenó hasta arriba, con 168 metros cúbicos de agua, para regar los campos desde Pulpí a Mojácar. Y desde entonces, no ha vuelto a tener ni gota, pero ni gota, de agua. La que se ve en la foto es la del canal de remo y piragüismo, que se construyó para los Juegos del Mediterráneo del año 2005.
Con la intensa temporada de lluvias de esta año el pantano se ha animado algo, y ha llegado a un 4,17% de su capacidad. En Embalses.net se puede consultar el nivel de agua embalsada en tiempo real y su evolución en los últimos años, los datos son espectaculares.
Al parecer, el pantano preveía recibir agua del Ebro, pero ese trasvase se desestimó, eso sí que es empezar la casa por el tejado. También al parecer, el pantano se hizo para contener la furia del río Almanzora, que aparece poco, pero que cuando aparece es de armas tomar.
Digo al parecer porque esa información la he sacado de los comentarios de la página, y ya se sabe que la información en Internet hay que tomársela con cuidado. El primero que te encuentras es el de las lagartijas y sus cantimploras, que está suscrito por un No registrado.

2 comentarios en “En el pantano de Cuevas hace años que las lagartijas van con cantimplora.”

  1. Andrés dice:

    “Un pantano que espera recibir agua de”: eso sí que es extraño, porque se supone que un embalse es para embalsar algo que… ya existe. Saludos, A.

  2. Pues ya ves, Andrés, lo que te digo, esa sí que es la casa empezada por el tejado.
    Gracias.

Deja un comentario

Texto

Captcha Garb (1.5)