La caseta

Qué curiosa esta caseta que hay en la Cava Baja, junto a las escaleras que suben a la Plaza Mayor. Debe llevar ahí algo así como toda la vida. Nunca la ví abierta. Fue quizás un taller o una tienda, puede que de un personaje de novela. Fue lo que cada uno quiera.
Mola como está incrustada en el recoveco. Unos tablones de madera pintada y un techo de uralita bastan. Una puerta y unas contraventanas la dejan cerrada. A la izquierda el zócalo de granito casi la supera, a la derecha se retranquea para no tapar la ventana, y por arriba se ajusta al balcón sumisamente.
Siempre imagino al pasar por allí lo que habrá visto pasar. Y me pregunto si tendrá dueño, si estará escriturada, si se podrá pedir una nota simple de ella, si tiene número propio o será más bien un local del edificio al que se acopla. El único que parece haberle hecho caso últimamente es el grafitero que la ha usado de lienzo.
Merecería la pena hacer una investigación para saber algo más de ella. Habrá que darse prisa, cualquier día de éstos desaparece, es un milagro que aun siga entera.

Deja un comentario

Texto

Captcha Garb (1.5)